Una capa imperceptible hecha a partir de la piel del calamar podría hacer que los soldados sean invisibles a la visión nocturna

Con el fin de ocultar a los soldados de los equipos de visión nocturna se están desarrollando prendas de camuflaje que replican la piel de los calamares

La mayoría de los materiales de camuflaje usados para disfrazar a los soldados y vehículos durante el día pierden su eficacia cuando son vistos a través de las lentes de visión nocturna y las cámaras de rayos infrarrojos.

La razón es que las hojas y otro tipo de follaje reflejan la luz infrarroja de una forma distinta a cómo lo hacen otras telas y materiales.

Sin embargo, científicos de la Universidad California Irvine han creado una nueva forma de hacerse invisible y que puede cambiar la manera en la que las prendas reflejan los rayos infarrojos.

La capa, que es unas 100.000 veces más delgada que un pelo humano, puede encenderse y apagarse mediante una señal química.

Las pruebas realizadas por los investigadores han mostrado que pue pueden convertir la piel de una naranja en un follaje verde cuando la capa está activada.

La tecnología imita el camuflaje activo usando por los calamares cuando cambian el color e incluso la textura de su piel para confundirse con el fondo marino.

Los investigadores aseguran que este nuevo revestimiento puede adaptarse a una amplia gama de superficies y que es un primer paso hacia el desarrollo de “ropa capaz de cambiar de forma” capaz de adaptarse al entorno.

El doctor Alon Gorodestsky, profesor asistente de ingeniería química y de ciencia de los materiales en la Universidad Irvine de California, dijo: “Nuestro enfoque es simple y compatible con una amplia variedad de superficies, permitiendo potencialmente que muchos objetos sencillos adquieran habilidades de camuflaje”.

“Nuestro objetivo a largo plazo es crear prendas que puedan alterar dinamenticamente su textura y color y adaptarse al entorno”.

“Básicamente, buscamos crear ropa que cambie su diseño – los productos de la ciencia ficción- una realidad”.

El doctor Gorodestky y sus compañeros han usado una proteína llamada reflectin, que se encuentra en la piel de los largos tentáculos del calamar Doryteuthis pealeii  para crear un nuevo camuflaje.

Estos calamares pueden cambiar su color de un rojo intenso a un rosa claro y son conocidos por variar su visibilidad bajo los rayos ultravioletas.

Los científicos, cuyo trabajo se ha publicado en la revista Advanced Materials, crearon una película combinando reflectin con grafeno, la ultra delgada forma de carbón transparente ganadora del premio Nobel que fue aislada por primera vez en el 2003.

Los investigadores descubrieron que podrían sintonizar con la misma longitud de onda que la de los rayos que incidían en la película, de manera que cuando fuera activada reflejaría los rayos infrarrojos de manera diferente.

El revestimiento puede cambiar con simplemente un cambio en la humedad o por la presencia de vapor de ácido acético, o vinagre, lo que hace que el reflectin se transforme en un gel, cambiando la forma en la que refleja la luz.

Esto implica que este tipo de revestimientos se fabricarían para activarse por la noche, cuando es normal que aumenten los niveles de humedad o por la presencia de un agente químico en a propia ropa.

Los científicos aseguran que un método similar podría usarse para cambiar la textura de una superficie  y esperan desarrollar nuevos “materiales de sigilo”.

El doctor Gorodestsky dijo que “dados estos avances, nuestras películas dinámicamente sintonizables y reflectantes representan un primer paso crucial hacia el desarrollo de tecnologías reconfigurables y camuflaje desechable biomimético que pueda aplicarse en operaciones militares”.

Share this post

No comments

Add yours