Tu cerebro tiene un sector VIP exclusivo para amigos

Hacer nuevos amigos durante la adultez no siempre es fácil. ¿Cómo haces para conocer a un nuevo amigo lo suficiente como para invitarlo a tu círculo íntimo? ¿Quién siquiera dispone de tiempo para entablar una nueva conexión emocional y platónica cuando tiene otras conexiones emocionales y platónicas ya establecidas a las que debe atender? Bueno, no os preocupéis, vuestros cerebros se ocuparán de eso por vosotros. Según una investigación recientemente publicada en la revista Actas de la Academia Nacional de Ciencias (Proceedings of the National Academy of Sciences), si tú haces un nuevo mejor amigo, debes dejarle espacio deshaciéndote de un amigo existente, no sea que tu red social quede abarrotada.

A través del análisis de la información que contienen los teléfonos celulares de 24 estudiantes británicos, los investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron patrones de comunicación que indican que, en general, las personas no disponen de los medios como para mantener muchas relaciones cercanas e íntimas. Esto ocurriría por la agenda sobrecargada de estas personas, sus límites emocionales, o por una combinación de ambos factores. “Como resultado de estas restricciones, los individuos no logran aumentar el número de amigos con los que más se comunican, sino que bajan el estatus de algunas de sus relaciones (o las descartan) cuando desean agregar nuevos amigos a su red con un nivel de alta intensidad emocional”, revela el estudio.

Mientras Taylor Swift de algún modo desafía esta teoría, una vez que se alcanza ese número finito de amigos (el cual varía según cada persona), el cerebro implementa la regla “uno entra, uno sale” como si fuese un portero de discoteca: un nuevo amigo entra, uno viejo sale.

¿Acaso esto significa que todos preseleccionamos a nuestros amigos de modo inconsciente? ¿Y que tenemos al menos un amigo –tal vez el que llega siempre tarde, o el que nos debe dinero, o el que fanfarronea con su falsa modestia- que fácilmente nos pondría en la guillotina? Oh por Dios, ¿seré yo?

Muchas gracias, Academia de Ciencias, por desacreditar mi canción favorita de la escuela primaria: “Haz nuevos amigos, pero mantén a los viejos”. En su lugar, enseñemos a los niños la verdad: “Haz nuevos amigos, pero prepárate para descartar a los viejos. Los primeros son preciados y a los otros el cerebro físicamente no les puede almacenar más, aún cuando ella estuvo en tu boda y tú solías llamarle tres veces al díaaaaaaa”.

——-

Image: hktang (Flickr)

Share this post

No comments

Add yours