Palabras que no decir en la entrevista de trabajo

Tres simples palabras que nunca deben decirse en una entrevista

Al menos no sin añadir algo más

Si estás en una entrevista de trabajo puedes pensar que contestar “No sé” a una pregunta sería tu sentencia de muerte, una metedura de pata igual que ir vestido con chanclas. Pero un nuevo estudio cuestiona esta creencia popular. Tal y como resultó, algunas veces admitir en una entrevista de trabajo que no tienes todas las respuestas – especialmente si acabas de ser golpeado con una de esas infames preguntas-acertijo como “¿Por qué las alcantarillas son redondas?” – puede ser muy exitoso.

Alan Scoboria, un profesor adjunto de psicología en la Universidad de Windsor en Ontario, Canadá, observó que cuando se animaba a los participantes de un experimento a decir “No sé” en el contexto de una entrevista, en vez de responder con una suposición al azar, éstos proporcionaban información más precisa al entrevistador.

Esto sucede porque a menudo sabemos más de lo que creemos, dice Scoboria. “Lo que recordamos depende de cómo nos lo pregunten y la situación en la que nos lo pregunten,” afirma. En una situación de mucha presión como una entrevista de trabajo, no es de extrañar que se te olvide algún hecho o detalle importante. Y añade, “No pasa nada por tomarse un par de segundos para buscar alguna pista de información que añadir, ya que la situación puede hacer que te cueste recordar.” Diciendo “No sé” tienes un par de segundos para hacer una pausa necesaria en tu tren de pensamientos y volver a subirte a él.

Pero es importante que “No sé” no sea toda tu respuesta. “No sé’ se puede interpretar de muchas maneras,” asegura Scoboria. Contestar, “No sé” y permanecer en silencio puede dar la impresión de que no quieres cooperar con el entrevistador – no la impresión que quieres dar si quieres ser contratado.
En el estudio de Scoboria, los entrevistadores animaron a algunos de los sujetos a contestar “No sé” cuando no sabían la respuesta. El gerente de Recursos Humanos no haría lo mismo, por eso debes acoger esta idea tú mismo y seguir adelante con ella, dice Scoboria. Piensa por qué no puedes contestar esa pregunta directamente y cómo puedes encontrar los estímulos y la información que necesitas para responder.

“Es una demostración de estrategia a la hora de responder a una pregunta,” afirma. De todas formas, en algunos casos, especialmente cuando se trata de una de esas preguntas-acertijo, muy comunes pero ineficaces, una demostración de pensamiento estratégico es lo que el entrevistador está buscando. La respuesta es el resultado de haber demostrado al gerente cómo podrías actuar ante un problema complejo e inesperado.

Decir “No sé” en el momento adecuado podría darte ventaja y mostrar una cualidad a destacar,” afirma Heidi Golledge, directora ejecutiva de la página web CareerBliss dedicada a trabajos de Cybercoder. “La capacidad de ser sincero cuando la tendencia es formular una respuesta…para impresionar al entrevistador.”

Golledge ha entrevistado recientemente a candidatos para un puesto ejecutivo en su empresa. “Cada vez formulábamos una pregunta difícil relacionada con el negocio y con la que hemos peleado durante años,” dice. Todos los candidatos nos dieron una respuesta excepto uno que respondió, “No sé”. Después, el candidato añadió que necesitaría más tiempo y datos para formular la mejor respuesta y desarrollar una estrategia. Esto fue innovador,” dice Golledge. “Si nosotros le dedicamos un año a esa pregunta, cómo va a saber un candidato la respuesta en el tiempo asignado para una entrevista?” añade. Ese fue el candidato que consiguió el trabajo.

Share this post

No comments

Add yours