¿Qué es la Janucá?

Para los judíos de todo el mundo, la llegada de la Janucá marca el comienzo de una festividad familiar anual que celebra el restablecimiento de la religión judía en su esencia más pura, tras un período de opresión externa. Sin embargo, para los judíos en Estados Unidos, las celebraciones de este año poseen un rasgo inusual y un tanto incómodo: coinciden con la secular celebración en territorio estadounidense del Día de Acción de Gracias.

Además, la Janucá celebra la devoción renovada al Templo de Jerusalén, el principal centro de culto de la ciudad santa, tras el levantamiento contra los regidores helenizados del Mediterráneo oriental. Aquellos regidores habían intentado que los judíos siguieran las prácticas y cultura de los griegos paganos. Las provocaciones llegaron a un punto crítico en el año 167 a. C., cuando el emperador Antíoco decretó que se debía erigir un altar a Zeus en el Templo. Asimismo, prohibió la circuncisión y ordenó que se llevara a cabo un sacrificio ritual de cerdos. Dos años después, una revuelta contra la dinastía helenizada tuvo éxito y los judíos victoriosos decretaron que se debía limpiar el templo de influencias impuras, además de reconsagrarlo. La fiesta de Janucá, que recuerda este suceso, dura ocho días y noches y dispone que se alumbren los ocho brazos de una menorá o candelabro especial, junto a una novena vela que ilumina al resto[1]. Las luces recuerdan un suceso milagroso que, según se narra, marcó la rededicación: una pequeña cantidad de aceite de oliva bastó para que la menorá del Templo permaneciera encendida por ocho días.

A pesar de que la Janucá es una festividad judía de importancia relativamente menor, ha adquirido relieve como celebración familiar en el mundo occidental, conformando una especie de contrapeso con respecto a las celebraciones de la Natividad de Jesucristo. Puede caer en cualquier momento entre finales de noviembre y finales de diciembre: este año llega antes y, por tanto, coincide de forma aproximada con el momento en que los estadounidenses de todos los cultos religiosos recuerdan cómo los Padres Peregrinos, pioneros de las colonias europeas en el Nuevo Mundo, agradecían poder disfrutar de los frutos de su primera cosecha. La Janucá comienza el 27 de noviembre por la tarde, mientras que el Día de Acción de Gracias cae el 28 de noviembre.

Por esta razón, algunas familias estadounidenses deberán elegir entre las tradicionales batatas del Día de Acción de Gracias y las latkes, un plato característico de la Janucá a base de patatas hervidas en aceite. Tanto los Padres Peregrinos como los judíos que se rebelaron contra la monarquía helenizada afirmaban el derecho a practicar sus respectivas religiones en su esencia y rigor más puros. Quizás sean suficientes aspectos en común para unir ambas celebraciones.


[1] Nota del traductor: La menorá tiene siete brazos. A veces se la confunde con la januquiá, que tiene nueve brazos y es la que se emplea en la Janucá.

Imagen: Johnk85 vía Flickr

Share this post

No comments

Add yours