Los perros entienden más de lo que nos imaginamos y hasta prevén nuestro comportamiento

Según un estudio de la Universidad de Abertay Dundee, en el Reino Unido, los perros pueden intuir nuestros comportamientos. Esta cualidad canina es innata, se perfecciona de generación en generación y no depende del adiestramiento.

Los perros son fieles, adoran el cariño y entienden a los seres humanos, aunque nadie hubiera imaginado que hasta son capaces de prever nuestro comportamiento. Lo demostró una investigación de la Universidad de Abertay Dundee, en el Reino Unido, en la que un grupo de científicos observó el comportamiento de 24 perros adiestrados y sin adiestrar, antes de publicar el experimento en la revista Animal Cognition.

A raíz del estudio se descubrió que los perros logran entender a las personas mucho más de lo que suponíamos y que esta habilidad no se desarrolla a través del adiestramiento. Al contrario, es algo innato y está destinado a aumentar de generación canina en generación. La explicación de esta habilidad es que los perros “tuvieron que aceptar a los hombres como compañeros sociales a causa del proceso de domesticación”, explica Clare Cunningham, la docente que llevó a cabo la investigación. “Por esta razón son muy buenos para interpretar nuestro comportamiento.”

“El proyecto duró 18 meses y dividimos a los 24 perros involucrados en tres grupos: los más adiestrados, los perros domésticos con un nivel básico de adiestramiento y los abandonados”, declaró la investigadora al periódico italiano La Repubblica. “Luego pudimos demostrar que la capacidad de los perros de responder a las órdenes no verbales del hombre no depende para nada del nivel de adiestramiento, sino más bien del nivel de familiaridad que tienen con la persona en cuestión. Durante la investigación, los perros estaban mucho más atentos a las órdenes que recibían de sus patrones que a las de terceros”, subrayó.

El estudio intentó crear por primera vez una conexión entre las dos teorías principales sobre la relación entre los perros y la sociedad humana. “La primera atribuye estos cambios a una selección natural que generó una evolución genética y la otra, en cambio, los aduce principalmente a la vida cotidiana de estos animales, que mantienen un constante contacto cercano con el hombre”, sostiene Cunningham. “Nuestro estudio apunta a demostrar que la genética seguramente tuvo un papel fundamental en este sentido y también que los perros seguirán perfeccionando esta habilidad gracias a sus experiencias.”

A todo esto, nuestros amigos de cuatro patas siguen siendo los únicos seres no humanos que logran distinguir nuestras señales sociales.

—–

Imagen: Euromagic (Flickr)

Share this post

No comments

Add yours