La vida en la Tierra “puede que proceda de Marte”

Es posible que la vida hubiera empezado en Marte antes de llegar a la Tierra según se ha afirmado en una importante conferencia científica.

Nuevas investigaciones apoyan la idea de que el Planeta Rojo fue un lugar mejor para que comenzara la vida miles de millones antes de que lo fuera la Tierra.

Las pruebas están basadas en cómo las primeras moléculas necesarias para la vida se unieron.

Los detalles de esta teoría han sido destacados por el profesor Steven Benner en la Conferencia Goldschmidt en Florencia, Italia.

Los científicos llevan mucho tiempo preguntándose o cómo los átomos se unieron por primera vez para crear los tres componentes moleculares cruciales de los organismos vivos: el ADN, el ácido ribonucleico y las proteínas.

Las moléculas que se combinaron para crear el material genético son bastante más complejas que el primer “caldo primitivo” de químicos orgánicos (con base carbónica) que se pensaba que había existido en la Tierra hace más de tres mil millones de años, y se cree que de los tres el ácido ribonucleico (ARN) fue el primero en aparecer.

Simplemente con añadir energía como el calor o la luz a la molécula orgánica más básica que hubiera en el caldo no genera ARN, sino alquitrán.

Los minerales que más efectividad tienen de formar un patrón junto al ARN debieron haberse disuelto en los océanos de una joven Tierra, pero serían más abundantes en Marte, según lo que dice el profesor Benner.

Esto puede sugerir que la vida empezó en el Planeta Rojo antes de ser transportada a la Tierra a través de meteoritos, debate el profesor Banner, procedente del Westheimer Institute of Science and Technology de Gainsville, Estados Unidos.

La idea de que la vida se originó en Marte y que posteriormente fue transportada a nuestro planeta ha sido debatida anteriormente. Pero las ideas del profesor Benner añaden un nuevo giro a las ideas del origen marciano de la biosfera terrestre.

Rojo o Muerto

Aquí en Florencia, el profesor Benner ha presentado resultados que sugieren que los minerales que contienen boro y molibdeno son la clave para que los átomos se ensamblen en moléculas capaces de crear vida.

El investigador destaca que el boro ayuda a que se formen los anillos de carbono a partir de químicos pre-bióticos, y que el molibdeno toma esa molécula intermedia y la reorganiza para formar ribosa y por lo tanto, ARN.

Esto genera problemas sobre cómo comenzó la vida en la Tierra, ya que se piensa que la forma más primitiva del planeta no era un lugar en el que fuera posible la formación de los dos minerales necesarios (boro y molibdeno).

Se cree que que los minerales de boro necesarios para formar ARN a partir del caldo primitivo no estaban disponibles en la tierra en cantidades suficientes, mientras que el molibdeno no estaba disponible en la forma química correcta.

El profesor Benner explicó que “sólo cuando el molibdeno hubiera estado muy oxidado es posible que hubiera tomado parte en la formación de las primeras formas de vida”.

“Este tipo de molibdeno no podía estar disponible en la Tierra cuando comenzó la vida porque hace tres mil millones de años, la superficie del planeta tenía muy poco oxígeno, pero la de Marte no”. “Se trata entonces de otra prueba más que hace más probable que la vida llegara a la Tierra en un meteorito de Marte, más que empezar en este planeta”.

Se piensa que el Marte primitivo tuvo un entorno más seco, y esto es algo crucial que lo convierte en una localización muy favorable para el origen de la vida.

“Lo que está muy claro es que el boro, como elemento, es bastante escaso en la corteza terrestre” Dijo el profesor Benner a BBC News “pero Marte fue más seco y mucho más oxidante, así que si la Tierra no era apropiada para la reacción química, Marte podría haberlo sido”.

“Las pruebas parece que apuntan que nosotros, en realidad, somos todos marcianos; que la vida empezó en Marte y llegó a la Tierra en una roca” comentó.

“Es una fortuna que acabáramos aquí, sin embargo, – aunque la Tierra haya sido de los dos planetas el mejor para sustentar la vida, si  nuestros hipotéticos ancestros marcianos hubiesen permanecido en Marte, puede que no hubiera habido historia para contar”.

Share this post

No comments

Add yours