La mejor forma de encontrar billetes de avión baratos, según los dos tipos que fijan los precios

Los viajeros a menudo se quejan del juego que supone comprar un billete de avión ¿Compro ahora o espero a ver si la tarifa se rebaja? Una de las razones que llevan a tener esa sensación de estar en un casino es la alquimia computerizada de lo que se conoce como la gestión de los ingresos. Las compañías aéreas se esfuerzan veinticuatro horas al día, los siete días de la semana en mejorar su desempeño económico mediante la asignación meticulosa de diferentes niveles de precios a un número de asientos y mediante en exceso de reservas en los vuelos (overbooking).

Es un campo de algoritmos basados en las matemáticas y la informática, y que es, literalmente, similar a la ciencia de los cohetes. Un día normal de operaciones para una compañía aérea internacional media incluye aproximadamente 100 millones de tarifas que deben ser analizadas y gestionadas, dice Bill Brunger, presidente ejecutivo de PODS Research, una consultora de gestión de ingresos y antiguo presidente de Continental Airlines. Él junto con Scott Nason, antiguo presidente comercial de American Airlines, hablaron sobre las artes oscuras de los precios de las compañías el pasado Martes en una conferencia organizada por “Airlines for America” una unión comercial de  aerolíneas en Washington. (Nason dirige también una consultora de dirección comercial, SDN TT&H Consulting, en Dallas).

Las reglas para la compra anticipada ayudan a segmentar los precios de los asientos en diferentes categorías, ya que un sólo vuelo  puede tener a menudo 20 o más tarifas. Ese modelo – con fechas límite de 1 a 90 días – ayudan a los gerentes comerciales a gestionar el inventario de asientos que con frecuencia llega a sus libros un año antes de la fecha de salida. Las tarifas para los que han comprado con 21 días de antelación, en general cuestan menos que aquellos que compran con una semana o menos días antes de viajar. Las compañías aéreas con frecuencia venden más billetes que asientos para un mismo vuelvo. La cantidad de viajeros que no aparecen ha sido notablemente estable con el paso de los años, así que las aerolíneas pueden predecir a qué rutas y qué días se corresponden con un número elevado de pasajeros ausentes. También es algo financieramente lucrativo – practicar el overbooking supone del 2 al 4 por ciento de la totalidad de los ingresos de la industria, dijo Brunger.

Y si piensas que comprar los billetes para tus vacaciones con un año de antelación te ayudará a conseguir el mejor precio, no lo hará. “Ellos no saben demasiado” con un año de antelación dice Brunger. “Los gerentes comerciales son personas nerviosas y con frecuencia eligen un nivel de tarifa que es conservadora”.

A medida que la temporada de compras para los viajes de Acción de gracias y Navidad se aproxima, aquí vienen unas ideas por parte de dos expertos de las tarifas aéreas:

1. Reserva con antelación: no es una métrica exacta, reconoce Brunger, pero significa no esperar demasiado con la esperanza que una compañía tenga demasiados asientos vacíos para un vuelo tres o cuatro semanas antes de la salida y se desespere por venderlos ( es algo muy raro, y significa que algo ha ido mal para el director comercial). Cuanto más te acerques a las fechas límite para las compras anticipadas, más claridad tendrán las compañías aéreas en sus previsiones de precios. Cuando funciona como ha sido planeado, la gestión de los ingresos implica que una compañía ha vendido exactamente el número de asientos de cada nivel de tarifa que tenía previsto – cuanto más se acerca la fecha de salida, los asientos que quedan cuestan mucho más.

2. Reserva a un precio que sea satisfactorio para ti: Si puedes aceptar el precio y parece decente, da el paso. “Si la tarifa parece ser buena, yo compraría” dino Nason.

3. Deja de mirar: No necesitas seguir comprando un vuelo que ya has reservado, ver como el precio baja y sentirte como un tonto. (Y las aerolíneas son menos propensas a devolverte tus ahorros de lo que solían ser). Sí, hay un argumento que hacer y es que una lección tan dolorosa puede ayudarte a convertirte en un mejor comprador de billetes de avión, pero pocas personas son lo suficientemente obsesivas o pacientes para hacer tablas con los precios de las rutas en todo momento. Y Burger dijo: “el remordimiento del comprador es algo real”.

Share this post

No comments

Add yours