Facebook es malo para ti, ¡disfruta de la vida!

Usar la red social parece que hace que la gente esté más deprimida.

Aquellos que se han resistido a la urgencia de unirse a Facebook, se sentirán respaldados cuando lean acerca de la última investigación. Recientemente publicada en “Public Library of Science” y conducida por Ethan Kross de la Universidad de Michigan y Philippe Verduyn de la Universidad de Leuven en Bélgica, ha conseguido demostrar que cuanto más usa un persona Facebook, más insatisfecha se siente con su vida.

Investigaciones anteriores ya encontraron que el uso de Facebook está asociado con los celos, la tensión social, el aislamiento y la depresión. Perto todos esos estudios habían sido “transversales” o “de corte”- en otras palabras, una imagen de la situación en un momento. Como tal, existía el riesgo de confusión entre la correlación y la causa: quizás aquellos que pasan más tiempo usado redes sociales son más propensos a las emociones negativas desde el principio. El estudio llevado a cabo por los doctores Kross y Verduyn es el primero que sigue a los usuarios de Facebook durante un periodo prolongado de tiempo con el objetivo de registrar cómo cambiaban sus emociones.

Los investigadores reclutaron 82 usuarios de Facebook para su estudio. Estos voluntarios, en sus últimos años de adolescencia o con veintipocos, aceptaron que su actividad de Facebook fuera observada durante dos semanas e informar, cinco veces al día, sobre su estado de ánimo y sus interacciones sociales directas (llamadas telefónicas y reuniones en persona). Mediante un mensaje de texto, entre las 10 am y medianoche,  se enviaba un recordatorio para realizar los informes que consistían en completar un pequeño cuestionario.

Cuando los investigadores analizaron los resultados, encontraron que cuanto más tiempo entre cuestionarios un voluntario pasaba en Facebook, los sentimientos sobre los que informaba en el siguiente cuestionario eran peores. También se pidió a los voluntarios que puntuaran su satisfacción con la vida al comienzo y al final del estudio. Aquellos que usaban mucho Facebook  era más probable que informaran de una disminución en su satisfacción con la vida que aquellos que visitaban la red social con menos frecuencia. Por el contrario, había una asociación positiva entre la cantidad de interacción social directa que un voluntario tenía y lo optimista o feliz que se sentía. En otras palabras, cuando más se socializaban los voluntarios en el mundo real, los sentimientos de los que informaban a la hora de rellenar el cuestionario eran más positivos.

El sexo de los voluntarios no ha sido relevante en estos descubrimientos, tampoco el tamaño de su red de contactos sociales, ni su motivo para usar Facebook,  sus  niveles de soledad, depresión o el autoestima. Los doctores Kross y Verduyn llegan a la conclusión que en vez de aumentar el bienestar de la persona, Facebook lo debilita.

El estudio no desentraña porque socializarse en Facebook tiene un efecto diferente a hacerlo en persona. Pero en un investigación anterior, llevada a cabo por un científicos sociales de la Universidad de Humboldt y de la Universidad Técnica de Darmstadt, ambas en Alemania, puede que haya encontrado el origen de la causa. Estos investigadores, que presentaron sus descubrimientos en un conferencia en Leipzig en Febrero, realizaron una encuesta entre 584 usuarios de Facebook con edades rondando los 20 años principalmente. Encontraron que el sentimiento que con más frecuencia surge al usar Facebook es la envidia. Comparándose infinitamente con otros compañeros que han manipulado sus fotografías, exagerado sus logros y plagiado sus “ocurrencias” o buenas palabras  puede hacer que los usuarios de Facebook tengan envidia. Por el contrario, los encuentros en la vida real son más WYSIWYG ( What you see is what you get o Lo que ves es lo que hay).

Lo que ningún estudio prueba es si todo esto sólo es válido para los usuarios más jóvenes de Facebook. Los más mayores puede que sean más maduros, y en consecuencia menos celosos con los éxitos de sus amigos, falsos o reales. Quizás.

Share this post

No comments

Add yours