El descubrimiento de una escuela de gladiadores revela la difícil vida de los guerreros en la Antigüedad

Arqueólogos han ubicado una antigua escuela de gladiadores, donde aquellos famosos guerreros vivieron, se entrenaron y pelearon.

Según el equipo internacional de arqueólogos que descubrió la escuela de estos famosos guerreros, los gladiadores de la Antigua Roma vivieron y se entrenaron en prisiones fortificadas.

Situada en Carnuntum, en las afueras de Viena, Austria, la escuela de gladiadores (o ludus gladiatorius) es la primera descubierta fuera de la ciudad de Roma. Ahora escondida debajo de un pastizal, la escuela de gladiadores fue localizada mediante tecnologías de teledetección no invasivas.

El descubrimiento, comunicado el martes por la tarde por el periódico Antiquity, deja en claro el tipo de vida que llevaban estos guerreros antiguos y famosos durante el siglo 2 D.C. en el Imperio Romano.

“Era una prisión; ellos eran prisioneros”, dice Wolfgang Neubauer, arqueólogo del Instituto Ludwig Boltzmann de Prospección Arqueológica y Arqueología Virtual, quien lideró el equipo de estudio. “Vivían en celdas, en una fortaleza con un solo portón de salida”.

El descubrimiento muestra que aun fuera de Roma los gladiadores eran “un gran negocio”, dice Neubauer. Al menos 80 gladiadores, y posiblemente más, vivían en grandes instalaciones de dos plantas provistas de una arena de entrenamiento en su patio central. El emplazamiento también incluía suelos radiantes para entrenar en invierno, baños, enfermerías, fontanería y un cementerio cercano.

Mapa Gladiador

Prisioneros de Roma

“Claramente, los gladiadores eran esclavos de gran valor”, explica Neubauer, “aislados y separados de la ciudad de Carnuntum, fundada en el río Danubio por el Emperador Adriano en el 124 D.C. y que luego se convirtió en una fortaleza romana.

“El hallazgo en Carnuntum nos da una impresión vívida de cómo era vivir y entrenarse como gladiador en la helada frontera norteña del Imperio Romano”, dice Kathleen Coleman de Harvard, experta en gladiadores pero que no fue parte del equipo de estudio.

Si bien se construyeron más de 100 escuelas de gladiadores a lo largo del Imperio Romano, los únicos restos conocidos se encuentran en Roma, Carnuntum y Pompeya (donde había pequeños campos privados de gladiadores). Dentro de las murallas del complejo de 118.400 pies cuadrados (11.000 metros cuadrados) encontrado en Austria, los gladiadores se entrenaban todo el año para los combates que se realizaban en un anfiteatro público cercano.

“Los gladiadores no eran asesinados con frecuencia, eran muy valiosos”, dice Neubauer. “Probablemente muchas personas morían en el anfiteatro, aquellos que no estaban entrenados para el combate. Y se derramaba mucha sangre. Pero el punto del combate entre los gladiadores era su representación, no la muerte de alguno de ellos”.

Antiquity Publications LTD.

Espacios reducidos

Los gladiadores dormían en celdas de 32 pies cuadrados (3 metros cuadrados), que albergaban a 1 o dos personas. Aquellas celdas estaban separadas de un ala con habitaciones más amplias para los entrenadores, llamados magistri, gladiadores retirados que se especializaron en la enseñanza de un estilo de armamento y pelea.

“Las similitudes muestran que en las provincias se alojaba y entrenaba gladiadores de la misma manera que en la metrópoli [de Roma]”, dice Coleman. El único portón de salida del complejo daba hacia un camino que llevaba al anfiteatro público de la ciudad, supuestamente el cuarto en tamaño del imperio.

Esta prisión fortificada a su vez debilita la imagen colectiva de que los gladiadores viajaban de pueblo en pueblo como un circo, tal como se vio en la película Gladiador del año 2000. (Recientemente se estrenó otra película ambientada en la era romana, Pompeya).

No eran un equipo”, dice Neubauer. “Cada uno vivía por su cuenta, se entrenaba para pelear y conocía a quien iba a combatir en un puesto central, del cual se pueden ver los restos en nuestra investigación”.

Neubauer espera continuar con el proceso de mapeo sobre tierra en Carnuntum, que demostró haber sido una ciudad sorprendentemente extensa.

El análisis de los restos humanos encontrados en un cementerio de gladiadores en Éfeso, Turquía, sugiere que los gladiadores mantenían una dieta vegetariana, indica Neubauer. El equipo espera eventualmente realizar un análisis similar de los huesos encontrados en el cementerio de Carnuntum, un nuevo intento de explorar las vidas de estos guerreros antiguos.

Share this post

No comments

Add yours