quoziente_intellettivo

El cerebro paga el precio de la pobreza. Baja el coeficiente intelectual

Incluso el cerebro paga el precio de la pobreza: cuando la cartera está vacía y apenas se llega a fin de mes, las neuronas funcionan peor. Esta es la conclusión de un estudio internacional publicado en Science, resultado de colaboración entre dos de las universidades estadounidenses más renombradas, Harvard y la Universidad de Princeton, junto con la Universidad de Warwick en Inglaterra. Según los autores, el estrés causado por las dificultades financieras podría ser el responsable de una disminución significativa del coeficiente intelectual. Incluso de 13 puntos en las pruebas de CI. Sendhil Mullainathan, uno de los autores de la Universidad de Harvard, ha comparado el cerebro de una persona con grandes problemas económicos a un ordenador: “Es como cuando miramos a un ordenador que parece increíblemente lento pero en realidad está descargando en el fondo una gran cantidad de datos – dice el investigador – no es que el equipo sea lento, es que en realidad está haciendo algo diferente”.

CONSEJO – Según los expertos, aligerar a quién devuelve las facturas de algunos de estos datos o preocupaciones, por ejemplo con mayores facilidades para los gastos relacionados con la familia, les podría ayudar no sólo desde el punto de vista económico, sino también mental. Esto conllevará un mejor rendimiento en el trabajo, y permitiría a la persona salir de un círculo vicioso.

ESTUDIO – El estudio se realizó entre los EE.UU. y la India. En el primer caso se reclutaron alrededor de 400 personas en un centro comercial en Nueva Jersey y se dividieron, de acuerdo al promedio de salarios percibidos, en “ricos” (cerca de 50 mil euros por año), y “pobres” (alrededor de 15.000). Los participantes se sometieron a las pruebas de coeficiente intelectual y control de impulsos. En medio de estas se hizo una pregunta trampa antes de empezar el test, con el objetivo de recordarle sus problemas económicos: “¿Qué haría usted si se rompiera la máquina y necesitaría € 1.100 para repararla?”. El grupo de los “pobres” que había oído la pregunta obtuvo resultados significativamente más bajos en todas las pruebas, incluso de 13 puntos menos en el coeficiente intelectual, mientras que los pobres que no habían sido objeto de la cuestión obtuvieron resultados altos, tanto como los de los “ricos”. La segunda parte de la investigación llevada a cabo en la India a alrededor de 464 productores de caña de azúcar, confirmó los resultados de la primera parte del estudio. Los agricultores cobran el salario una vez al año: “El mes después de la cosecha son lo suficientemente ricos, pero el mes anterior, cuando el dinero se acaba, son bastante pobres – dice Mullainathan – Lo que hemos hecho es mirar a la misma gente el mes anterior y el mes después de la cosecha, y lo que vemos es el aumento de coeficiente intelectual”. El estudio encontró que entre los resultados de las pruebas realizadas antes y después de que los agricultores hubieran recibido el salario, había una gran discrepancia: hasta 10 puntos en la evaluación de IQ.

CONCLUSIONES – Según los autores, un déficit de cualquier tipo – dinero,  tiempo, lazos sociales e incluso calorías  – reduce el “ancho de banda “mental” Sólo hay que preguntar a una persona pobre que piense en problemas financieros hipotéticos para reducir el ancho de su banda mental  – dice Jiaying Zhao de la Universidad de Princeton – se trata de un fuerte impacto inmediato”. En tiempos de crisis financiera como la que gran parte del mundo occidental y más allá está viviendo en este momento, los científicos evalúan el impacto que estos problemas tienen en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana, y en este caso en particular, en la misma capacidad de trabajo. Hace tan solo dos días, un estudio publicado en Neurology informó que los ingresos bajos aumentan el riesgo de padecer migraña, que a su vez crea considerables problemas en el trabajo. (Fuente: ADN-Kronos Salud)

Share this post

No comments

Add yours